la torreta informativa digitaliza tu negocio gratis

Desmantelan red criminal internacional liderada por marroquíes en Málaga y Madrid

Desarticulada una organización criminal especializada en el robo, falsificación y receptación de vehículos para su venta en el mercado internacional

Málaga, martes 2 de julio, 2024
La Guardia Civil ha logrado desmantelar una sofisticada organización criminal internacional en la operación denominada “Z-Babilonia”. Esta organización se dedicaba al robo y falsificación de vehículos, para luego trasladarlos a países como Mauritania, Senegal, Polonia y Ucrania, donde se introducían en el mercado legal de vehículos de ocasión. En el transcurso de la operación, las autoridades han arrestado a 25 personas, de las cuales 19 fueron detenidas en España, cuatro en Francia y dos en Polonia.



La investigación se inició en noviembre de 2021, cuando la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil detectó la actividad sospechosa relacionada con el envío de vehículos robados en Madrid. Estos vehículos eran transportados mediante una empresa de transporte especializada en el traslado de vehículos por carretera, con destino a un puerto situado en la costa atlántica de Francia.

Los vehículos robados presentaban características comunes que facilitaban su identificación como parte de un patrón delictivo. Se trataba principalmente de vehículos híbridos de alta gama, que llevaban matrículas francesas falsificadas y no mostraban signos evidentes de haber sido forzados. Además, todos estos vehículos fueron robados en distintas localidades próximas a Madrid, lo que sugería una operación meticulosamente planeada.

Tras estos hechos, la Guardia Civil, junto con las autoridades policiales de Francia, Bélgica, Polonia y Austria gracias a la coordinación con EUROPOL, pudo conocer tanto el destino final de los vehículos, como su relación con una activa organización criminal asentada en Francia y Bélgica especializada en el robo de vehículos de alta gama por varios países europeos.

En lo que respecta a la parte de la organización que operaba en nuestro país, la UCO centró como principales responsables a dos varones de nacionalidad marroquí residentes en Madrid y Málaga. Ellos eran los que fijaban qué marcas y modelos de vehículos había que sustraer como más demandados, suministrando al mismo tiempo las documentaciones y números de bastidor a grabar en los mismos, así como las matrículas francesas falsificadas.

Localizados los posibles vehículos a sustraer, y valiéndose de herramientas informáticas y software maliciosos desarrollados por la propia organización, alteraban las medidas de seguridad del fabricante, logrando arrancar el vehículo en pocos minutos sin necesidad de ningún tipo de forzamiento.

Una vez sustraído y tras un periodo de “enfriamiento” que descartase cualquier tipo de geoposicionamiento, el vehículo, ya en lugar seguro, era modificado en sus registros físicos, como número de bastidor y adhesivos identificativos de fabricante, haciéndolos coincidir con vehículos legales matriculados en Francia.

Ya con los vehículos falsificados con una apariencia externa y documental de vehículo legal matriculado en Francia, la organización utilizaba empresas de transporte de vehículos por carretera, -españolas y lituanas principalmente-, para trasladar los mismos a los principales puertos franceses, donde eran embarcados hacia Mauritania o Senegal.

De la misma manera, varios de los vehículos sustraídos eran conducidos por miembros de la propia organización hasta distintas localidades de Polonia donde eran introducidos en el mercado a través de empresas de compra-venta de vehículos de ocasión.

Cabe destacar que el grado de falsificación de los elementos identificativos en los vehículos robados les permitía eludir sin problema los controles policiales y aduaneros de este tipo de transportes, incluso en exportaciones fuera de la UE.

La investigación de la Guardia Civil, que se inició en noviembre de 2021, detectó un modus operandi meticuloso y altamente sofisticado. Los vehículos robados eran de alta gama, principalmente híbridos, y todos presentaban matrículas francesas falsificadas. A pesar de esto, no mostraban signos visibles de haber sido forzados, lo que indicaba una operación de robo muy cuidadosa y profesional. Estos vehículos eran sustraídos de localidades cercanas a Madrid y luego transportados a través de una empresa de transporte especializada hacia un puerto en la costa atlántica de Francia.

Gracias a la cooperación internacional facilitada por EUROPOL, la Guardia Civil pudo conectar los puntos entre la sustracción de estos vehículos y una organización criminal activa en Francia y Bélgica. Esta organización estaba especializada en el robo de vehículos de alta gama en varios países europeos, lo que subrayaba su capacidad operativa a gran escala y su sofisticada logística. Los vehículos robados eran trasladados a Mauritania, Senegal, Polonia y Ucrania, donde se integraban en el mercado legal de vehículos de ocasión. Esto hacía extremadamente difícil su rastreo y recuperación, demostrando la efectividad del enfoque de la organización para evadir las leyes internacionales y crear una red de distribución de vehículos robados.

La culminación de la operación “Z-Babilonia” con la detención de 25 personas en España, Francia y Polonia es un testimonio del éxito de la cooperación policial internacional. En España se capturaron a 19 individuos, cuatro en Francia y dos en Polonia. Esta operación destaca la importancia de la colaboración entre fuerzas policiales de diferentes países para desmantelar organizaciones criminales transnacionales y asegurar la protección de la legalidad y la seguridad internacional.



Si has encontrado algún error o deseas proporcionar alguna información adicional, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de press@latorretainformativa.es .

En La Torreta Informativa valoramos enormemente tus aportaciones y estamos comprometidos con mantener la más alta calidad con en nuestra cobertura informativa.

Vélez-Málaga, Málaga