la torreta informativa digitaliza tu negocio gratis

Desarticulada por la Policía Nacional un grupo criminal que operaba en Málaga dedicado al método del encalomo en jugueterías

Desarticulada por la Policía Nacional un grupo criminal que operaba en Málaga dedicado al método del encalomo en jugueterías

La Policía Nacional desarticula un grupo criminal dedicado al robo en jugueterías con el método del “encalomo” en Málaga, Madrid, Granada y Zaragoza

Málaga, martes 16, abril, 2024
Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un grupo criminal que operaba en jugueterías de varias provincias españolas, entre ellas Zaragoza, Madrid, Granada y Málaga, utilizando el método del "encalomo". Este grupo, compuesto por seis individuos, es sospechoso de haber perpetrado un total de 14 robos durante el período comprendido entre los años 2020 y 2024.

Durante la operación policial, se llevó a cabo un exhaustivo registro en el que se incautaron diversos elementos utilizados en la comisión de los delitos, tales como inhibidores de frecuencia, extractores de bombines y herramientas de ganzuado, además de una cantidad significativa de efectivo, ascendente a 5.510 euros. Estos hallazgos proporcionan una evidencia contundente de la actividad delictiva de la banda y refuerzan la necesidad de su desarticulación para garantizar la seguridad ciudadana.

La forma de operar de este grupo delictivo era altamente organizada. Actuaban en grupos reducidos de dos o tres personas, quienes previamente realizaban reconocimientos en las jugueterías para identificar posibles lugares de ocultación. Luego, durante el horario de apertura, uno de los miembros experto en abrir cajas fuertes se escondía en el lugar seleccionado, facilitando así la perpetración de los robos.



El inicio de la investigación se remonta al mes de noviembre de 2020, tras la comisión de dos robos en el centro comercial Puerto Venecia de Zaragoza. Estos incidentes marcaron el punto de partida para una exhaustiva labor de seguimiento y recolección de pruebas por parte de las autoridades policiales, que culminó con el éxito de la operación de desarticulación de la banda delictiva.

Las primeras diligencias de investigación arrojaron luz sobre la pertenencia de los perpetradores a una banda delictiva radicada en la Comunidad Autónoma de Madrid, aunque con capacidad operativa en todo el territorio nacional, especializada en la realización de robos con fuerza en establecimientos comerciales mediante el uso de la técnica del "encalomo".

Este modus operandi implica la infiltración y ocultamiento de uno de los delincuentes dentro del local antes de su cierre. Una vez concluida la jornada laboral y aprovechando la ausencia del personal, el individuo sale de su escondite y procede a violentar la caja fuerte, priorizando el dinero en efectivo que esta contiene como principal botín.

El desarrollo exhaustivo de la investigación permitió documentar y atribuir al grupo criminal un total de catorce delitos de robo con fuerza, resaltando que once de ellos fueron cometidos específicamente en jugueterías. Además, se pudo determinar que los delincuentes llevaban a cabo sus acciones durante las temporadas navideñas, conscientes de que en esos períodos las cajas fuertes suelen contener una suma significativa de efectivo debido al aumento de las ventas, alcanzando el monto sustraído casi los 150.000 euros.

La ejecución de los robos se dividía en tres fases claramente definidas, en cada una de las cuales los miembros de la banda tenían roles específicos. El objetivo primordial era asegurar una ubicación estratégica para que el especialista en apertura de cajas fuertes pudiera ocultarse sin ser detectado hasta el momento del cierre del establecimiento, facilitando así el acceso sin obstáculos al botín deseado.



En grupos de dos o tres personas accedían, en horas próximas al cierre, al establecimiento comercial seleccionado proporcionándose cobertura mutua para no ser detectados por los dependientes. Una vez en el interior del local, el líder del grupo provisto de una máscara para evitar su identificación, se encargaba de seleccionar el hueco idóneo para el ocultamiento. Una vez elegido el lugar de ocultamiento, se lo indicaba a otro de los miembros del grupo, que sería el encargado de señalárselo al tercer integrante del entramado que buscará el momento justo para ocultarse en espera del cierre.

Una vez se producía el cierre y los dependientes abandonaban el establecimiento, el autor salía de su escondite y pertrechado con una mochila en la que porta las herramientas necesarias, buscaba y forzaba la caja fuerte, con la tranquilidad de encontrarse solo en el establecimiento.

Una vez sustraído el dinero de la caja fuerte y de las cajas registradoras buscaba la salida de emergencia del establecimiento, la cual fuerzan abandonando el lugar con premura.

El principal investigado, quien resultó ser una persona ampliamente conocida por los investigadores dado su extenso historial delictivo en el ámbito del patrimonio, hacía uso de una máscara muy característica para cubrir su rostro durante la ejecución de los robos, con la que conseguía evitar su identificación.

Con los autores plenamente identificados y localizados en la Comunidad Autónoma de Madrid, el día 21 de marzo se llevó a cabo la fase de explotación, durante la cual se practicó la detención de seis de los miembros del entramado criminal y se realizó una diligencia de entrada y registro en el domicilio del líder del grupo, en la que se intervino gran cantidad de herramientas e instrumentos susceptibles de ser empleados en la comisión de delitos contra el patrimonio (ganzúas, inhibidores de frecuencia, dispositivos de geolocalización de vehículos, micrófonos, extractores de bombín para la apertura de vehículos, etc.) y más de cinco mil euros en efectivo.

Al presunto responsable del entramado criminal, se le atribuye, además de los robos, un delito de blanqueo de capitales que se llevaba a cabo a través de la adquisición de vehículos, algunos de ellos considerados de “alta gama” que ponía a nombre de terceras personas. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Vélez-Málaga, Málaga