la torreta informativa digitaliza tu negocio gratis

Condenado a 8 años y 8 meses de prisión el hombre que arrolló a varios guardias civiles en Vélez-Málaga

Condenado a 8 años y 8 meses de prisión el hombre que arrolló a varios guardias civiles en Vélez-Málaga

Confirman condena a un hombre por arrollar a varios guardias civiles con un coche robado

Vélez-Málaga, miércoles 3, abril, 2024
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la sentencia emitida por la Audiencia de Málaga, confirmando la condena de ocho años y ocho meses de prisión para un individuo involucrado en un acto de extrema gravedad y peligro para la seguridad pública y arollar varios Guardias Civiles.

Los hechos tuvieron lugar cuando el acusado, conduciendo un vehículo que había sido previamente sustraído y careciendo de licencia de conducir, se encontró en una persecución con varios agentes de la Guardia Civil. En un intento de evadir la justicia, el individuo no dudó en arremeter contra los vehículos policiales, poniendo en riesgo la vida de los agentes y de cualquier persona que pudiera encontrarse en las proximidades.

Los hechos sucedieron en diciembre de 2020 en la localidad malagueña de Vélez-Málaga. Según se declaró probado por la Sala de Málaga, y ahora ratifica el alto Tribunal andaluz, el acusado, con numerosos antecedentes penales, fue sorprendido por agentes de la Guardia Civil cuando conducía una furgoneta que acababa de sustraer y que conducía sin tener el permiso.



Así, un guardia civil dio el alto a la furgoneta, "que circulaba a una velocidad notoriamente superior a la permitida reglamentariamente", pero el procesado "no paró su marcha e intentó atropellar al agente, el cual cayó al suelo y resultó lesionado".

Posteriormente, invadió el sentido contrario de la vía, lo que provocó que el resto de usuarios tuvieran que realizar maniobras evasivas para evitar la colisión frontal con la furgoneta que conducía el procesado.

Como consecuencia de lo anterior, se inició una maniobra de seguimiento durante aproximadamente 48 kilómetros de distancia, que se inicia por la carretera N-340 sentido Málaga y por la autovía A-7 en el mismo sentido, en el transcurso del cual el acusado "intenta provocar accidentes, conduciendo de forma temeraria, poniendo en peligro la vida de los demás usuarios de la vía".

Esta conducta agresiva y desafiante hacia las autoridades de seguridad ya muestra una clara falta de respeto por la ley y la seguridad pública. Sin embargo, la situación empeoró cuando el acusado decidió invadir el sentido contrario de la vía, exponiendo a todos los demás usuarios de la carretera a un grave peligro. Los conductores se vieron obligados a realizar maniobras evasivas para evitar una colisión frontal con la furgoneta conducida por el procesado, lo que indica la extrema gravedad de sus acciones y el riesgo que representaba para la vida y la integridad de los demás.

Así, llegó a invadir en reiteradas ocasiones el sentido contrario y en un momento determinado el procesado "intenta embestir a una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico de Motril (Granada). Posteriormente, embistió con el vehículo "de forma directa" a un coche del Grupo de Intervención Rápida de la Guardia Civil de Vélez.

Según la sentencia, "golpeó intencionadamente en un primer intento la parte trasera izquierda del vehículo, y acto seguido, volvió a golpearlo una segunda vez, que fue la que provocó que el vehículo fuera lanzado a gran velocidad hacia los carriles del sentido contrario, atravesando la mediana de la autovía y colisionando con la parte lateral trasera de un camión hormigonera".

La situación descrita es extremadamente grave, con consecuencias lamentables tanto para los agentes de la Guardia Civil como para otros implicados. La actuación del acusado, quien abandonó el vehículo y se opuso activamente a su detención, muestra una clara desconsideración por la seguridad y el bienestar de quienes le rodeaban.

El hecho de que cinco agentes resultaran heridos, uno de ellos con lesiones especialmente graves que requirieron una extensa hospitalización y que aún presenta secuelas significativas, es un testimonio contundente de la violencia y la peligrosidad de las acciones del acusado.

La consignación de una cantidad de dinero a favor de la víctima más gravemente afectada es un paso necesario, aunque no puede borrar el daño causado ni compensar completamente el sufrimiento físico y emocional experimentado por la víctima y sus familias.

Los daños a varios vehículos también son un aspecto importante a considerar, ya que representan pérdidas materiales y pueden tener implicaciones financieras adicionales para los propietarios afectados.

La condena por múltiples delitos, incluidos hurto de uso de vehículo a motor, conducción sin permiso, conducción temeraria, atentado, lesiones y resistencia, subraya la gravedad y la variedad de las acciones del acusado. Además, la circunstancia agravante de la reincidencia agrega peso a la sentencia y refleja un patrón preocupante de comportamiento delictivo.

Es crucial que se haga justicia en este caso, no solo para asegurar la responsabilidad del acusado por sus acciones, sino también para enviar un mensaje claro de que la violencia y el comportamiento criminal no serán tolerados en nuestra sociedad. Es imperativo que se tomen medidas para prevenir la repetición de incidentes similares en el futuro y para proteger a la comunidad y a quienes sirven para mantener el orden y la seguridad pública.

En cuanto a la responsabilidad civil, la Sala de Málaga acordó que el principal perjudicado fuera indemnizado con 116.225,33 euros, cantidad de la que ya hay consignados 65.517 euros. El resto de lesionados también serán indemnizados, al igual que el Estado por los vehículos dañados.

El TSJA ha admitido el recurso presentado por el principal afectado, considerando que deberán ser indemnizado, además de por los perjuicios reconocidos, por los gastos de asistencia sanitaria futura por infiltración en cuerda vocal izquierda una vez al año y fisioterapia facial semanal, importes que se definirán en la ejecución de sentencia.

Pero también estima el recurso presentado por una aseguradora, por lo que se determina que cada una de las cantidades concedidas en concepto de responsabilidad civil a favor de este agente "se verá reducida en un 25%", al considerarse que "las lesiones sufridas por el conductor del vehículo policial se vieron sensiblemente agravadas por la carencia del amparo que otorga el correcto uso del preceptivo cinturón de seguridad".

Vélez-Málaga, Málaga